Select

Seguridad Nacional y Seguridad Natural

By admin on febrero 12, 2015

El uso de recursos naturales y su impacto en la seguridad nacional es un tema cada vez más relevante

El uso de recursos naturales y su impacto en la seguridad nacional es un tema cada vez más relevante

De Seguridad Nacional a Seguridad Natural: la evolución del concepto

A lo largo del siglo XX, y particularmente después de la segunda guerra mundial, la noción de seguridad nacional se construyó bajo un paradigma eminentemente militar, pues se definía como una condición máxima de supervivencia del Estado-nación en función de su capacidad de repeler una agresión externa.

En este sentido, el concepto de Seguridad Nacional evolucionó relativamente poco, hasta fines de la década de los 1980, cuando la inminente caída del régimen soviético y, por ende, de la estructura bipolar mundial, obligaron a introducir nuevos elementos que ayudaran a construir una definición mucho más integral.

Así, como lo menciona Sergio Aguayo, el concepto de seguridad nacional comenzó a introducir aspectos relativos a la dinámica demográfica de las sociedades, la solidez de las instituciones democráticas al interior de los estados y, cada vez con mayor fuerza, lo relativo al uso y manejo de recursos naturales vitales, como el agua.

Sin embargo, aun hoy en día son pocos los países que incluyen estos elementos al momento de definir su política de seguridad nacional, o que simplemente no les atribuyen la importancia debida.

México no es la excepción, pues aunque existe un andamiaje legal –si se quiere incipiente- que orienta la definición de la política de seguridad nacional y de las amenazas a la misma, lo cierto es que factores como el uso ineficiente de los recursos hídricos en zonas con altos índices de pobreza y violencia, por citar un ejemplo, reciben un tratamiento marginal.

Lo anterior se contrapone con una orientación integral de la seguridad nacional, de cara a la realidad socio-económica que prevalece en nuestro país –y en el mundo.

La importancia de considerar aspectos como el estado y uso de recursos naturales, y su impacto en la seguridad de las naciones, ha quedado de manifiesto en diversos trabajos teóricos a lo largo de los últimos 20 años. Sin embargo, es a partir del presente siglo cuando nuevos conceptos han cobrado verdadera relevancia, quizás de la mano de una mayor difusión del debate sobre la seguridad nacional hacia el futuro.

Esos nuevos conceptos están redefiniendo paradigmas y, quizás más importante aún, están reorientando la aproximación de los Estados-nación hacia los elementos –sociales, políticos, económicos, naturales y militares- que coadyuvan a su supervivencia.

Uno de estos conceptos es el de “Seguridad Natural”, cuya definición lleva intrínseca la importancia de abordar a la seguridad nacional como un conjunto sistémico donde uno de sus componentes principales es, precisamente, el estado de los recursos naturales vitales.

Como lo señala puntualmente el Center for a New American Security, en su volumen “Sustaining Security. How Natural Resources Influence National Security”:

“La seguridad de las naciones depende cada vez más de la seguridad de los recursos naturales […] comunidades locales e incluso las economías de grandes naciones o regiones, dependen de su habilidad para acceder a agua potable, biodiversidad, tierra cultivable, entre otros., [pero] estos recursos están siendo explotados con mayor intensidad, debido a la expansión de las manchas urbanas y la consecuente presión social…”

Como se ha manifestado, esta realidad no es ajena a México, donde a la expansión de manchas urbanas habría que agregar poca o nula planeación, con el consecuente aumento en la presión hacia los recursos naturales y la reducción en la disponibilidad de los mismos.

A lo anterior, podría sumarse que algunos centros urbanos experimentan otro tipo de fenómenos cuya complejidad no abona a la correcta administración de recursos naturales vitales, como el agua.

CASO PRÁCTICO 

Un claro ejemplo de una ciudad donde convergen fenómenos socio-organizativos complejos –guerrilla, activismo político e ideológico- con escasez de agua es la ciudad de San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, al sur de México.

San Cristóbal es la tercera ciudad más grande de aquel estado, con una población de 185,917 habitantes de los cuales el 37% son de habla indígena y 66% se encuentran en situación de pobreza.

En el Cerro Huitepec convergen bases zapatistas autoreguladas, sobreexplotación de mantos acuíferos y zonas marginadas

En el Cerro Huitepec convergen bases zapatistas autoreguladas, sobreexplotación de mantos acuíferos y zonas marginadas

Se espera que esta población crezca hasta 244,115 habitantes para el 2020 y hasta 289,806 en 2030.

A lo anterior, que refleja una expansión urbana importante, habría que sumar la dinámica social subyacente: la gran mayoría de las personas que migra hacia la ciudad, proviene de zonas rurales indígenas, poseen una educación formal mínima o incluso nula, carecen de patrimonio propio y, lo que es peor, llegan a habitar a sectores urbanos donde prevalece la violencia y no existen servicios públicos mínimos.

Esta dinámica sucede a nivel general en la ciudad, pero encuentra su centro de gravedad en la zona norte. Es ahí donde a las condiciones de hacinamiento y marginación se suma la operación del crimen organizado y la existencia de grupos políticos informales que ejercen autoridad sobre la población, por encima de cualquier institución formal.

La relevancia del caso de San Cristóbal estriba en que precisamente es ahí, en medio de toda esta dinámica socio-política por demás inestable –y en expansión constante- donde subyace otro problema quizás más crítico: el agua es escaza y, en muchos casos, un lujo.

En este sentido, recientes investigaciones de Riskop han dado cuenta de la urgente necesidad de abordar lo que sucede en San Cristóbal como un caso de Seguridad Natural, en la medida en que los diversos factores de inestabilidad ya mencionados, aunados a la escasez de agua, se concentran en una zona geográfica urbana con sus propios sistemas de leyes y tributación informales.

Sin entrar en detalles relativos al caso específico –lo que sobrepasa el alcance de esta reflexión- el caso de San Cristóbal es un claro ejemplo de la necesidad de abordar el concepto de seguridad nacional desde una óptica mucho más integral; partiendo de un diagnóstico completo del que se desprendan políticas públicas, planes, programas y proyectos específicos.

Si desea conocer de más casos en México donde convergen fenómenos socio-políticos disruptivos con uso irracional de recursos naturales, y de cómo lo anterior puede afectar la sostenibilidad de sus operaciones o planes de inversión públicos o privados, no dude en contactarnos.

Loading