Select

Estrategia Nacional de Defensa de Brasil (Algunas reflexiones)

By admin on agosto 5, 2016

Christian J. Ehrlich 

El documento analizado es la Estrategia Nacional de Defensa de Brasil, publicado por el Ministerio de Defensa del país sudamericano en el año 2008. Dicho documento integra las diversas directrices que hubieron de dar forma y vitalidad a la política de defensa carioca bajo la presidencia de Luis Inácio Lula da Silva, con énfasis en cuatro elementos sustanciales, a decir: la reestructuración de las fuerzas armadas; el planeamiento estratégico del Ejército, Fuerza Aérea y Marina; la reorganización de la industria nacional de defensa y, finalmente, lo concerniente al servicio militar.

En la medida en que todo ejercicio doctrinario y conceptual en materia de defensa reviste de un carácter estratégico, es importante destacar al menos tres elementos sustanciales que merecen especial atención: por un lado, la Estrategia Nacional de Defensa es un documento público que se inscribe en una lógica democrática del ejercicio del poder; como segunda instancia, resalta la profundidad y apertura de conceptos clave como “hipótesis de empleo”, “vulnerabilidades regionales” o “empleo efectivo del Poder Marítimo”; y finalmente, dicho documento refleja una serie de consideraciones geopolíticas en las que se inserta el gigante sudamericano.

En este sentido, como se ha señalado anteriormente, la Estrategia Nacional de Defensa no es un documento reservado producto de un ejercicio doctrinario exclusivo de las fuerzas armadas brasileñas. Se trata, por el contrario, del resultado de un amplio proceso de reflexión en el que tomaron parte una serie de actores políticos, militares y civiles, en el marco de un paradigma de defensa democrático.

Si bien esta reflexión pudiese sonar un tanto obvia, lo cierto es que al interior de las estructuras de defensa latinoamericanas persiste una tendencia a conservar este tipo de ejercicios doctrinarios dentro de la esfera militar, dejando de lado el involucramiento de la academia, centros de investigación u organismos de la sociedad civil.

El siguiente elemento a destacar, dentro de la Estrategia Nacional de Defensa, tiene relación con la inusual claridad y apertura con la que ciertos conceptos militares son abordados. Lo anterior es común en documentos de nivel más operacional o táctico, y no en aquellos de corte estratégico o doctrinario, como este caso.

Un ejemplo de ello es la profundidad con la que se aborda el papel de la fuerza submarina de la Marina de Brasil como “la primer línea de defensa” frente a una hipotética fuerza naval extranjera, dejando a las fuerzas de superficie (navíos con capacidad de operaciones anti-submarinas, anti-superficie y anti-aéreas) como “reserva táctica”.

 

prosub5-600x389

Construcción de infraestructura naval para submarinos, dentro del programa PROSUB.

 

Lo anterior no se queda en un simple planteamiento estratégico (lo que sería común en un documento de esta naturaleza), pues mandata expresamente la necesidad de Brasil de desarrollar, mantener y operar un componente submarino de envergadura, tanto del tipo convencional como nuclear. De tal suerte que, de la formulación de la Estrategia Nacional de Defensa, se desarrolló el Programa de Submarinos PROSUB, cuyo objetivo es precisamente la materialización de este precepto.

Si la Estrategia se hubiese mantenido como un documento eminentemente doctrinario, no hubiese llegado al planteamiento de acciones concretas, especificando medios de operación y objetivos específicos, como sí lo hace en diversos aspectos para cada una de las tres fuerzas armadas.

Finalmente, otro elemento que llama la atención es precisamente la naturaleza eminentemente geopolítica de las hipótesis de empleo de la fuerza. Es decir, la Estrategia Nacional de Defensa plantea una serie de escenarios de crisis determinados en función de la posición de Brasil en el escenario internacional.

Lo anterior queda expreso en al menos dos análisis hipotéticos de actuación del componente militar: la participación en operaciones de paz, como parte de una política internacional activa para posicionar a Brasil en el contexto global; y en la articulación de fuerzas militares terrestres y aéreas en la región del Amazonas, considerada como reserva estratégica nacional de recursos naturales.

Como puede observarse, la Estrategia Nacional de Defensa de Brasil es un documento que combina elementos doctrinarios de corte estratégico con aquellos de naturaleza más táctica; al tiempo de articularse en función de la posición geopolítica del gigante sudamericano. En este sentido, hemos dicho también que la formulación de esta Estrategia ha sido producto de un ejercicio conjunto entre el poder político y el sector de defensa, ejemplo claro de la importancia de la interacción entre ambos sectores.

Son todas estas características de vital relevancia no sólo para el caso brasileño, sino para el conjunto de naciones del hemisferio cuyas estructuras de defensa transitan de un paradigma cerrado a uno de corte abierto y democrático.

Loading