Select

Armada de México hacia el siglo XXI

By admin on julio 9, 2015

De las tres fuerzas armadas en México, la Marina es quizás la que ha recibido menos atención pública en la historia reciente, a la luz de las atribuciones estratégicas que se le confieren.

De acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Armada de México tiene como tareas principales el empleo del poder naval de la federación, así como la custodia del orden marítimo en toda la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de ambos litorales.

Baste recordar que la ZEE mexicana tiene una extensión aproximada de 3.2 millones de kilómetros cuadrados, es decir, casi el doble del total de la superficie terrestre nacional.

 

Zona Económica Exclusiva  Foto: www.inegi.gob.mx

Zona Económica Exclusiva
Foto: www.inegi.gob.mx

Por lo anterior, la lógica dictaría que la Armada de México fuese dotada de medios marítimos, aéreos y terrestres para cumplir con su mandato constitucional, garantizando el empleo de un mínimo de capacidades en materia de guerra de superficie (ASuW), guerra anti-submarina (ASW), guerra antiaérea (AAW) y patrulla marítima (MP).

En este sentido, debe decirse que la Armada de México ha enfocado la mayor parte de sus esfuerzos de modernización en la consolidación de una flota de patrulla marítima que ejerza un mínimo poder de disuasión frente a actividades ilícitas en la ZEE, tales como la pesca ilegal, piratería, tráfico de personas y, con cada vez mayor relevancia, el tráfico de estupefacientes.

 

ARM Oaxaca Buque de patrulla oceánica diseñado y construido en México.

ARM Oaxaca
Buque de patrulla oceánica diseñado y construido en México.

 

Este esfuerzo ha llevado a la Armada a concentrar sus recursos –escasos- en adquirir y/o construir buques de patrulla oceánica (OPV), y no en medios marítimos de mayor complejidad (como los mencionados anteriormente).

Sin embargo, no debe pensarse que el hecho de que la Armada enfoque la mayor parte de sus capacidades navales en labores de vigilancia del mar patrimonial, sea un error estratégico.

De hecho, lo anterior debe pensarse como el primer eslabón –necesario- de un proceso a largo plazo que incremente, de manera escalonada, las capacidades navales de una marina de aguas marrones (Brown-water navy: operaciones exclusivas en litoral) a una marina de aguas verdes (green-water navy: operaciones en litorales, mar patrimonial y un mínimo de capacidad expedicionaria).

 

ARM Huracán Junto con su hermana ARM Tormenta, representan los únicos medios navales con capacidad de disparo de misiles anti-superficie

ARM Huracán
Junto con su hermana ARM Tormenta, representan los únicos medios navales con capacidad de disparo de misiles anti-superficie

 

La reflexión anterior es relevante en la medida en que la Armada de México ha manifestado un renovado interés en la adquisición y fabricación de buques multipropósito que, aunque enfocados principalmente a operaciones de vigilancia marítima, posean también capacidades ASW y AAW.

En este sentido, la Armada aún se encuentra en la fase exploratoria para definir las posibilidades de este esfuerzo –que la acercarían más a una marina de aguas verdes.

Si bien todavía no existe un proyecto concreto, lo cierto es que la Armada de México estaría explorando la viabilidad de adquirir un modelo multipropósito moderno en el mercado internacional, que pudiese incluso fabricarse en el país.

Fragata multipropósito Damen de la clase Sigma. La Armada de México ensambla en México otro modelo de la empresa danesa, con bastante éxito.

Fragata multipropósito Damen de la clase Sigma. La Armada de México ensambla en México otro modelo de la empresa danesa, con bastante éxito. Foto: www.jakarteer.org

 

Lo anterior no es descabellado, toda vez que la Armada tiene un largo y exitoso historial de construcción de buques en sus propios astilleros, mediante la firma de acuerdos de cooperación y transferencia de tecnología con empresas internacionales de alto nivel.

En los próximos meses, la Armada estaría por definir qué modelo habría de seleccionarse para este propósito, lo que se convertiría en un eslabón más del proceso gradual de modernización –y ampliación de capacidades- vislumbrado desde hace algunos años.

Buque fragata multipropósito DCNS clase Gowind. Foto: www.militaryedge.org

Buque fragata multipropósito DCNS clase Gowind. Foto: www.militaryedge.org

 

La naturaleza bioceánica del país (con su riqueza en recursos naturales), su posición geoestratégica como puente intermedio entre los mercados del pacífico y el atlántico, así como las posibilidades en materia de explotación de hidrocarburos en el futuro cercano, obligan a repensar el papel de la Armada como el componente militar estratégico de cara al siglo XII mexicano.

PD. Este es un extracto de un ensayo de mayor amplitud. Por razones de espacio, se resumieron los principales argumentos.

PD 2. Recomendamos algunos libros que ahondan en las materias de poder naval, poder marítimo, geopolítica y geoestrategia.

El área de influencia de México desde una visión geopolítica. CESNAV. México 2014.

El poder marítimo mexicano en el siglo XXI, realidades y prospectivas. CESNAV. México 2013.

The revenge of geography. Robert D. Kaplan. Random House. Estados Unidos 2013.

Loading